miércoles, 27 de abril de 2011

Cuando suba la marea

Me abruma tu mirada perdida;
el brillo de tus ojos escasea.
Quiero estar dentro de tu boca
cuando suba la marea.

Llegará el momento en que me despierte
y dé las gracias por seguir vivo.
Por ahora quiero despertarme
y dar las gracias por estar contigo.

Solo deseo una muerte soñando:
una eternidad con tu imagen enfrente,
con tu sonrisa, tus ojos, tu frente.

Te quiero y no lo sabes.
Te quiero y no lo sé.
Embargan sentimientos que no logro comprender.

viernes, 22 de abril de 2011

Camino lento entre muertos

He despegado sin alas,
he volado sobre mares y montañas,
he caído bajo nubes negras.

Y me derrito a cada paso,
y te necesito a cada momento,
y me muero con cada golpe.

Me han echado alcohol en las heridas,
han gritado mi nombre en misa.

Con todos los huesos rotos,
me levanto entre restos humanos.
Camino lento entre muertos.

Lloro sangre,
sangro palabras,
desgarro folios que son mis labios.

Aúllo en el rincón más oscuro,
no hay rayo de sol capaz de iluminarme.

lunes, 18 de abril de 2011

De una canción de amor a una marcha fúnebre

Soy triste por naturaleza; somos efímeros,
el resto es inerte.
Me alegro de verte.
Aunque nunca fui un buen amante,

siempre quise lo que hice e hice lo que quise,
así que me doy por satisfecho.
Si bien es profundo,
confío en que se me pase este dolor de pecho,

en que me mires con otros ojos
sin daño ni dolor, sin frío ni calor.
Solo con amor y compasión
porque con pasión escribí esta canción,

una noche soleada, una mañana oscura.
Traté de salir pero me oprimió la atadura,
dame todo lo que tengas y cuando esté solo...
quiero que vengas.

¡A ti, a ti!

¡Qué grande es el mundo
y qué pequeños son tus besos!
¡Qué corto es el camino,
pero todo lleno de piedras!

¡Cómo temo a la oscuridad,
al silencio, a la soledad!
Sombría y fría tristeza de mis días
que me recorre del cerebro la corteza.

Aunque te quiero a ti;
pura, inocente, desnuda.
¡A ti, a ti!

Quiero volver...
volver a hablarte de amor.
Volver a besar tu boca
y sentir tu dulzura, tu calor.

Quiero arrancarte de las manos
las más suaves caricias.
Quiero sacarte de los labios
los besos más húmedos.

Aunque te quiero a ti;
pura, inocente, desnuda.
¡A ti, a ti!

Noches

La felicidad nunca gritó
a través de su boca.
Nunca sintió el ardiente correr
del amor por sus venas.

Es una hormiga bajo mi suela,
es un papel arrugado en mi mano,
es mi vergüenza que huye
asustada junto a otro amo.

Me acerco por detrás;
le asusto, le desnudo.
Sonrío, por eso estoy en este mundo.

Mi felicidad es la tristeza de otros,
mi risa son lágrimas en sus ojos.

Abre los ojos y ve
la realidad de la noche:
alarmas, gritos, golpes.
¿Tienes miedo de mí?

Oculto mi cara, le muestro
quién tiene el cetro.
Huyo con mi botín,
¿tienes miedo de mí?

Siente miedo, soy feliz;
intenta huir, soy feliz;
me siento fuerte, soy feliz.

Mi felicidad es la tristeza de otros,
mi risa son lágrimas en sus ojos.

¿Tienes miedo de mí?
¿Tienes miedo de mí?
¿Tienes miedo de mí?
¿Tienes miedo de mí?

Sí...

Autodestrucción

Mi cabeza se apagó sin previo aviso,
creo que fue mi odio la causa de este insano.
Estoy cansado de actuar bajo permiso,
¿sabes que la felicidad me cabe en la palma de la mano?

Aprendí que las mejores venganzas se plasman en el folio.
Dime, físico, ¿se degrada el odio?
Esta es mi obra, te presento al público;
te enseñaré que seas quien seas no eres el único.

¿Para qué quiero bienes materiales?
Si con las palabras construyo mi propio muro,
si al final todos los edificios acaban siendo solares,
si al final también lloran los más duros.

Los adjetivos siempre son falsos en comparación.
Todo es subjetivo,
puedo ser repetitivo.
Ojalá la próxima vez escriba canciones de amor.