lunes, 18 de abril de 2011

Autodestrucción

Mi cabeza se apagó sin previo aviso,
creo que fue mi odio la causa de este insano.
Estoy cansado de actuar bajo permiso,
¿sabes que la felicidad me cabe en la palma de la mano?

Aprendí que las mejores venganzas se plasman en el folio.
Dime, físico, ¿se degrada el odio?
Esta es mi obra, te presento al público;
te enseñaré que seas quien seas no eres el único.

¿Para qué quiero bienes materiales?
Si con las palabras construyo mi propio muro,
si al final todos los edificios acaban siendo solares,
si al final también lloran los más duros.

Los adjetivos siempre son falsos en comparación.
Todo es subjetivo,
puedo ser repetitivo.
Ojalá la próxima vez escriba canciones de amor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario