viernes, 27 de mayo de 2011

Hablando a solas

Loca y mareada
me dice que me ama.
Cántame al oído
me pide suavemente.

Tan querida ella
y tan tímida,
escondida tras la cortina
de su pelo.

Sueño despierto
y tengo pesadillas.

He aprendido mucho
en este viaje.
El sol entra por mi ventana,
abro los ojos sin preocuparme.

Y entonces pienso
que he llorado por lo que no tengo,
que llevo tres horas
hablando a solas.

Sueño despierto
y tengo pesadillas.

lunes, 16 de mayo de 2011

Cabéis todos en el infierno

No hay papel que aguante mi furia,
no hay nada más adjunto.
No hay palabras para expresar mi angustia:
os odio y tengo miedo, punto.

No tengo cabida en la cavidad
de tu cuerpo; miedo eterno.
Pero sé que... sé que
cabéis todos en el infierno.

Quítame, oh Dios,
de encima esta nube negra.
Dale a mi alma
el suero que la alegra.

¿Para qué lucho?
Preparándonos para morir en la guerra.
Enlatados y consumidos,
todos bajo tierra.

En un momento,
todos muertos.
En un momento,
todos muertos.

viernes, 13 de mayo de 2011

He deformado mi cara

Hombre elefante,
que pisas mis huellas,
que eres mi acompañante.

Tu voz por encima de todas,
tus gritos como guijarros por mi espalda.
Contigo, minutos son horas.

El asedio del tedio
se hace insoportable.

Hombre elefante,
que compartes mis cicatrices,
que no temes a nadie.

¿Puedes ayudarme?
¿Te encuentras a ti mismo?
Suicidarte, matarme.

Que me lleva de cabeza
este rompecabezas de mi cabeza.

domingo, 8 de mayo de 2011

Hijos de los bastardos

Alégrame el día
para que no acabe por los suelos.
Calienta mi frustración fría
para que no llore sin consuelo.

No quiero caer buscando un nuevo horizonte,
no quiero perder el norte.
No quiero ser como vosotros,
hijos de los bastardos.

Avanzáis inconscientemente,
sin mirar atrás;
como dementes,
sin miedo de lo que pueda pasar.

Confundidos entre la multitud,
perecéis bajo el alud.
Caducados y podridos,
sin hacer ruido.

Sacrificando vuestro tiempo
por otra vida,
por la felicidad prometida;
atrapados en un instinto suicida.

Sin pereza,
gusanos atacan vuestra cabeza.
Salta la chispa y ardo:
-Comédmela, hijos de los bastardos-.

martes, 3 de mayo de 2011

Hoy es el día de la bestia

Mi mundo gira en torno a poca cosa,
dejé de ver la vida en rosa
para verla... borrosa.

Tantos sitios en los que no estaré,
tantos libros que no leeré,
tantos versos que no escribiré,
tantas chicas que no besaré...

Quiero agrietar el cielo,
quiero quemar la tierra.

Lentamente grita,
entre la lluvia de mis pensamientos,
una ira mojada;
una antigua furia apaciguada.

Desátame, grítame, insúltame.
Odio desbordado por mis poros
destroza y resuena por encima de los coros.

Me he despertado de una larga siesta...
Hoy es el día de la bestia.