martes, 21 de junio de 2011

Los muros del cementerio

Apagan con rabia mi fuego,
te quiero tanto y no...
Destrozan con fuerza mi ego,
te quiero tanto y no puedo.

Escribo con buen odio
para olvidar mi mal amor.
Compartiría mi soledad contigo,
pero entonces ya no la tendría.

He enloquecido sin razón alguna,
he creído que podía vivir para siempre,
he creído que podía volar hasta la Luna.

Los muros del cementerio son tan altos,
los muros del cementerio son tan blancos
y tan vacías están mis manos.

sábado, 18 de junio de 2011

Ella

La veo en sueños,
bañada en el firmamento;
me cae la noche encima
cuando intento robarle el aliento.

No como, no bebo, no hablo;
mi boca ya solo sirve para besarla.
Anhelo más su alma que mi vida.

Hay una pistola apuntando a mi cabeza
en su mano.
Hay un loco en mi mente
dispuesto a darle mi amor como regalo.

Enamorado de mí mismo,
¿qué soy yo, sino ella?
Ella es mi musa, ella es ella.

Estando solo
lloro por ella.
Le susurro al viento su nombre,
aunque nunca me responde...

Solo pienso en ella,
es la dueña de mi mente.
Solo la miro a ella,
es la dueña de mis ojos.

Gritaría, huiría;
pero es la dueña de mi boca,
pero es la dueña de mis piernas.

Miles de alarmas alteran mi calma,
acelerando mi pulso;
solo ella sabe ponerme nervioso,
solo ella sabe tranquilizarme.

La quiero para siempre conmigo,
con ella se me hace más ameno el castigo.
Vivo más por ella que por mí mismo.

Estando solo
lloro por ella.
Le susurro al viento su nombre,
aunque nunca me responde...

sábado, 11 de junio de 2011

¿Qué hago aquí? ¿Qué hago ahora?

¿Qué hago aquí?
Mi infierno no cabe en tu cielo;
seguiré siendo un demonio encerrado
entre las paredes y el suelo.

He caído de nuevo en el abismo.
Quería ser superhéroe,
pero ¿a quién voy a salvar
si no puedo salvarme a mí mismo?

Dos horas me ha durado;
lo poco que quedaba en pie...
se desmorona.

Será que el verano me pone triste,
que el invierno me altera,
que tú no estás
ni en otoño ni en primavera.

El tiempo no perdona,
el olvido acecha.
Acabarás siendo otra cicatriz;
en mi cara otra brecha.

A todas horas vomito tu nombre,
la desilusión es parte de mi rutina;
esto será lo último que te escriba.

¿Qué hago aquí?
Sigo teniendo nada,
es mi posesión más preciada.

¿Qué hago ahora?
Dame al menos
esa respuesta.

jueves, 9 de junio de 2011

Un par de estrellas le hacen daño

Sueña que está despierto:
acaba de abrir los ojos,
se ve junto a unos senos ciegos;
se dejaron el ataúd abierto.

Una sonrisa pillada con la puerta del coche,
el eco del silencio ensordece.
Son tus besos en el desguace,
es mi sombra que me desobedece.

Un par de estrellas le hacen daño,
emborronadas con lágrimas
siempre preguntaban
si el ratón mata al hombre.

Retrocede el tiempo,
arde mi cama, sigo dentro.
En un desnudarse interno,
te sigo queriendo.

martes, 7 de junio de 2011

A mis siete

Yo era un niño
enamorado de las flores;
caminaba entre hortensias.
Ella lucía un bonito vestido.

Blanca como la nieve
a nadie rendía cuentas.
Yo, cansado del frío invierno,
fui al mar a olvidar.

El verano se alargó;
a ella le gustaba
arrancar mensajes.

Otros veranos han llegado
y yo sigo mirando por la ventana
esperando que me abrace la mañana.

jueves, 2 de junio de 2011

Está dentro de mí

¿Sigues pensando en esa chica?
¿No consigues quitártela de la cabeza?
¿No consigues que desaparezca?

No puedo evitarlo:
mirarla cuando está enfrente,
olerla cuando se me acerca.

Está dentro de mí:
dentro de mi cabeza se pasea
y el corazón me golpea.

Estás perdiendo el tiempo,
acaba ya con esto.
Tendrías que matarme;

mis ojos desorbitados,
mis manos que tiemblan
y mi voz que no suena.

Está dentro de mí:
dentro de mi cabeza se pasea
y el corazón me golpea.