sábado, 18 de junio de 2011

Ella

La veo en sueños,
bañada en el firmamento;
me cae la noche encima
cuando intento robarle el aliento.

No como, no bebo, no hablo;
mi boca ya solo sirve para besarla.
Anhelo más su alma que mi vida.

Hay una pistola apuntando a mi cabeza
en su mano.
Hay un loco en mi mente
dispuesto a darle mi amor como regalo.

Enamorado de mí mismo,
¿qué soy yo, sino ella?
Ella es mi musa, ella es ella.

Estando solo
lloro por ella.
Le susurro al viento su nombre,
aunque nunca me responde...

Solo pienso en ella,
es la dueña de mi mente.
Solo la miro a ella,
es la dueña de mis ojos.

Gritaría, huiría;
pero es la dueña de mi boca,
pero es la dueña de mis piernas.

Miles de alarmas alteran mi calma,
acelerando mi pulso;
solo ella sabe ponerme nervioso,
solo ella sabe tranquilizarme.

La quiero para siempre conmigo,
con ella se me hace más ameno el castigo.
Vivo más por ella que por mí mismo.

Estando solo
lloro por ella.
Le susurro al viento su nombre,
aunque nunca me responde...

No hay comentarios:

Publicar un comentario