jueves, 9 de junio de 2011

Un par de estrellas le hacen daño

Sueña que está despierto:
acaba de abrir los ojos,
se ve junto a unos senos ciegos;
se dejaron el ataúd abierto.

Una sonrisa pillada con la puerta del coche,
el eco del silencio ensordece.
Son tus besos en el desguace,
es mi sombra que me desobedece.

Un par de estrellas le hacen daño,
emborronadas con lágrimas
siempre preguntaban
si el ratón mata al hombre.

Retrocede el tiempo,
arde mi cama, sigo dentro.
En un desnudarse interno,
te sigo queriendo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario