domingo, 31 de julio de 2011

La lluvia volverá

El diablo de su hombro
se hace cada vez más fuerte.
Ya no quiere verte,
tienes suerte.

Repleta su mente:
caballos blancos,
ambientes impuros
y cuerpos desnudos.

Aprendió a desatar los nudos
o a apretarlos más,
¿qué más dará?

Todo brillará,
la lluvia volverá;
ciegos, sordos y mudos.

lunes, 18 de julio de 2011

Cruce de caminos

Hoy el sol no quiere brillar.
Siento miedo, ojalá estuvieras aquí.
Hace frío, ojalá estuvieras aquí.
Tumbado en mi tumba, no paro de temblar.

Ojalá estuvieras aquí
y sufrieras como yo...
Duda, incertidumbre, contradicción:
no me entiendo conmigo mismo.

Nuestra suma no tiene solución.
Estoy en un cruce de caminos
y no puedo dividirme.
Mi agonía se multiplica.
¿Dónde está esa chica?

Últimamente llora mi mente.
Te pienso y no te siento;
te odio y te quiero,
al mismo tiempo.

Y en mi cabeza naufrago
entre pensamientos vagos,
pero aún no me has vencido;
oigo gritos débiles desde bosques desconocidos.

viernes, 15 de julio de 2011

Lo que he querido y lo que he tenido (Tú y nada)

¿De qué huyes, tiempo?
¿Hay algo que asuste más que tú?
Tal vez sufrirte solo.

Vaciarme de mí,
llenarme de ti.
¿Tanto cuesta?

Que somos fugaces,
pero no estrellas.

Llenarías mi vida,
pero ya la prefiero vacía
que en tu compañía.

¿Cuándo acabará?
Este amor, este dolor,
este único sentimiento.

Que somos fugaces,
pero no estrellas.

miércoles, 13 de julio de 2011

Maravillosa existencia

Es todo tan confuso,
¿quién conspira?
Respira,
yo espiro y tú me inspiras.

Ella se fue
y se llevó la esencia,
me dejó incompleto.
Haz maravillosa mi existencia.

Sigo adorando
ese extraño sabor en mi boca.
Sigo anhelando
ese perfume que a ti evoca.

Ella se fue,
voló lejos.
Eres la causa de mi insomnio,
busco entre el agua tu reflejo.

Pero, ¿quién eres?
¿Quién es ella?
¿Cómo puedes afirmar, Roberto,
que esta vida es bella?

Ella se fue,
suspiro de momento.
Me enseñó que persiguiendo fantasmas
solo pierdo el tiempo.

lunes, 4 de julio de 2011

Me gusta cuando me abrazas

Me gusta cuando me abrazas
porque estamos tan cerca.
Me gusta cuando me abrazas
porque nuestros corazones laten acompasados.
Me gusta cuando me abrazas
porque siento tus brazos en mi espalda.
Me gusta cuando me abrazas
porque nos fundimos en uno solo.
Me gusta cuando me abrazas
porque huelo tu pelo.
Me gusta cuando me abrazas
porque ardo con tu fuego.

Me gusta cuando me abrazas
porque rompes mi armadura.
Me gusta cuando me abrazas
porque deseo tu cuerpo.
Me gusta cuando me abrazas
porque eres tú.
Me gusta cuando me abrazas
porque somos tú y yo.
Me gusta cuando me abrazas
porque me enamoras.
Me gusta cuando me abrazas
porque te quiero.

Me ahogo en el silencio
cuando desapareces en el aire,
entre mis brazos,
sin dejarme siquiera aliento.
Y sigo preguntándome:
¿Cuándo volverás a abrazarme?

domingo, 3 de julio de 2011

¿De qué huyes, tiempo?

Esos días
que me despierto
abatido, solo y triste.

Recordaré que te tuve a ti.
Mientras se alzaba el mundo,
danzábamos juntos.

Y era tan bonito,
cogerte de la mano,
pensar que no acabaría nunca.

Creo ser el dueño de mí mismo,
pero el tiempo es el dueño de mi vida.
Su empuje incesable me rompe la espalda.

Pero recordaré todos tus nombres,
todas tus miradas y tus sonrisas.
Tu recuerdo pasado seguirá presente en el futuro.

Con tan solo cerrar los ojos, volveré a ti.
Volverá mi cabeza a reposar
en tus cálidos senos.

Por muy lejos que vaya siempre te tendré cerca,
pues estarás donde no puedes ser arrancada,
en mi alma.

Tus caricias son ya tatuajes en mi piel.
Un perseguidor al que no hay quien despiste,
no volveré a estar triste.

Los finales siempre ríen los últimos,
las despedidas nunca dicen adiós...
Volveremos a estar juntos los dos.