domingo, 31 de julio de 2011

La lluvia volverá

El diablo de su hombro
se hace cada vez más fuerte.
Ya no quiere verte,
tienes suerte.

Repleta su mente:
caballos blancos,
ambientes impuros
y cuerpos desnudos.

Aprendió a desatar los nudos
o a apretarlos más,
¿qué más dará?

Todo brillará,
la lluvia volverá;
ciegos, sordos y mudos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario