miércoles, 17 de agosto de 2011

Extrañas vertientes

No me tientes,
no quiero volver a quererte.
No volveré a caer inerte
por esas pendientes.

Vaciaré mi mente
de extrañas vertientes.
Quiero caminar entre la gente
sin que nadie me enseñe los dientes.

Todos mis problemas eras tú,
¿cómo te sientes?
¿Para qué quiero ser un príncipe azul
si no hay bellas durmientes?

Seré un tipo corriente:
dando calambre,
alternando continuamente,
combatiendo el amor y el hambre.

No existen los cuentos de hadas,
he dejado de sentir la brisa;
odio las miradas
y huyo de las sonrisas.

Estoy enamorado de mi desamor,
quiero ser anónimo.
Amor, dolor:
un par de sinónimos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario