jueves, 25 de agosto de 2011

Largas y calurosas noches de verano

No me quedaban excusas,
poeta abandonado por las musas.
Esperando a que la puerta se abra...
Hoy no consigo rimar ni una palabra.

Alejado, donde nada me alcanza;
he regalado toda mi esperanza.
En mi nube de humo, tras el cielo azul;
me falta la inspiración, me faltas tú.

Todo lo que toco arde,
ya solo quiero un lecho que me guarde.
La muerte, que me aguarde.

Arrancarme los ojos por todo lo que he visto,
arrancarme las orejas por todo lo que he oído,
arrancarme el corazón por todo lo que he sentido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario