sábado, 24 de septiembre de 2011

Infinita tormenta oscura

Un efímero rayo
en la infinita tormenta oscura.
Un atisbo de razón
de mi mente en la locura.

Gotas de placer
en un mar de sufrimiento.
Nos arrastran las olas
hacia dentro.

En nuestros corazones perturbados,
un grito rompe el silencio
lamentando no ser amados.

Malgastando esta vida arpía:
somos nuestras propias víctimas
y los gusanos nuestra única compañía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario