viernes, 21 de octubre de 2011

Casi no puedo existir

Es evidente
que no soy vidente,
que sin ti soy invidente.

El olor de su pelo,
el sabor de sus besos,
el calor de sus manos...
Casi no puedo existir...

Tu ídolo es tu enemigo;
tu amante, tu asesino.
El amor siempre está perdido.

Cuando se mueve,
cuando sonríe,
cuando se acerca...
Casi no puedo existir... sin ti.

No hay comentarios:

Publicar un comentario