jueves, 12 de enero de 2012

Existo a la fuerza

Aquí estoy;
a este mundo me han arrojado,
sin explicarme quién soy,
sin decirme por qué estoy encadenado.

Yo no lo elegí,
maldigo el día en el que nací.
Pero no puedo dar la vuelta,
existo a la fuerza.

Es triste ser triste
y andar tristemente este camino;
saber que no viniste,
que me dejas solo contra el destino.

No sé ni que no sé nada.
Quisiera poder dejar la espada,
quitarme la chaqueta del dolor;
de mi jardín, te llevaste hasta la última flor.

Te busco,
tu ausencia agrava mi insuficiencia.
Sueno brusco,
pero necesito que amenices mi existencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario