domingo, 8 de enero de 2012

Montañas inalcanzables

Mi guitarra solo llora,
ya no tararea la bella melodía aquella.
Ando más cerca de perder la pasión
que de perderme en ella.

Y entonces me muero.
Nado y vuelo como puedo
por este fondo negro
despojado de sus estrellas de fuego.

Recorro mi camino esperando
que la angustia no se me cruce.
Tú eres la pieza que falta en este puzzle.

Tus pechos son montañas inalcanzables,
tus ojos son pájaros por el cielo,
tus besos son sueños irrealizables.

No hay comentarios:

Publicar un comentario