miércoles, 29 de febrero de 2012

Cuerpos

El mundo va tan rápido
que tengo miedo.
Jesucristo fue crucificado
y yo sigo creyendo que no puedo ser salvado.
Tenemos que olvidar lo que somos
para aprender lo que seremos,
saber que solo hay estrellas en el cielo
y piedras en el suelo.

Y aunque estemos solos,
nos tenemos a nosotros.
Tú y yo, pérdidos entre millones de abrazos.
Llévame a páramos alejados de la realidad,
a mares llenos de felicidad.
Déjame nadar por tu cuerpo y pasar contigo las tardes.
Lléname de poesía, de sabiduría,
la ignorancia es el refugio de los cobardes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario