jueves, 12 de julio de 2012

Post mortem


Cuanta mentira entre coma y punto,
dije: “te querré hasta que los relojes
se vistan de luto por el tiempo difunto”.
El tiempo no muere, la muerte escoge:
el único difunto es nuestro conjunto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario