lunes, 8 de octubre de 2012

Adiós, inspiración


No merece la pena
recordar un pasado
que no es presente
dijo con su voz serena.
Entonces mi cerebro airado
me gritaba tristemente.

Olvidé hasta como me llamo,
pero seguí en el mismo episodio;
hui para encontrar a la misma gente.
Soy todo lo que amo,
soy todo lo que odio,
soy un demente de mente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario