jueves, 4 de octubre de 2012

La fille parisienne

Tal vez nunca seremos estrellas de cine
ni de rock,
tal vez no escribiremos un libro
ni pintaremos un cuadro,
tal vez nunca seremos recordados
ni saldremos en los libros de historia,
tal vez no lleguemos a ser más que polvo
flotando sobre el abismo de los siglos;
pero hay una cosa que me hace sentir
extraordinariamente feliz,
y es que,
a pesar de la inconcebible inmensidad del tiempo y el espacio,
estamos juntos.
En medio de esta tormenta de distancia y años,
nos encontramos, nos abrazamos, nos besamos;
besos efímeros y caducos,
pero que valen más que cien eternidades.

No hay comentarios:

Publicar un comentario