jueves, 14 de febrero de 2013

Sucedáneos


Mis labios desgarrados
por el afilado frío,
mi anhelo atrapado
en esta jaula de hastío.

Incapaz de ver la gloria,
cegados mis ojos por sucedáneos;
esclavo de la disforia
en mi paraíso subterráneo.

Saliva antaño mestiza,
caído desde el podio,
retorcido calambre.

Vomito ceniza,
escupo odio,
lloro sangre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario