jueves, 5 de septiembre de 2013

Sola, una y vida

Indómitas dunas de rabia
por mi boca crepuscular
arrecian como sombras
agrias de malestar.

El sufrido silencio ácido,
gotera de veneno incesante.
Escupo vino en las sábanas,
olvidado del alivio del amante.

Complacida complejidad,
cómplice de mis complejos;
sola, una y vida,
mas no dejo de hacerme viejo.

Pena inacabable,
acabaré por acabarme,
o cavarme, o cagarme
en todo lo cagable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario