jueves, 6 de febrero de 2014

Decadencia

Abierto en mil heridas,
desangrándose acuarelas;
condenan con negros dedos
retorcidos su desnudez
los hijos de la tierra.
Impasible y seco cual
anhelo los ignora
y lloran a la lluvia.

Huérfanos quedamos.